Carmelitas Descalzas ContáctenosSitios de interés
Carmelitas descalzas de ChileQuiénes somosEspiritualidad y santosPeticionesUn día con las CarmelitasProductosQuieres conocernospedaso
Monasterios Carmelitas descalzas de Chile
   
Monasterios
Carmelitas Descalzas de Chile/Quienes somos
San José, Santiago
San Rafael, Santiago
Del Sagrado Corazón de Jesús, V.del Mar
Del Santísimo Sacramento, La Serena
Santa Teresa, Talca
Del Espíritu Santo, Los Andes
Jesús, María y José, San Bernardo
De la Santísima Trinidad, Valparaíso
Nuestro Señor Jesucristo Sumo, Concepión
Santa María Madre de la Unidad, Osorno
San José del Carmen, Temuco
Santa María Madre de la Iglesia, Melipilla
Santa María Madre del Monte Carmelo, Puerto Montt
Carmelitas Descalzas de Chile
Monasterio de Santa Teresa

Dirección: Alto de las Cruces (camino a San Clemente), Talca, casilla 492.
Teléfono -Fax: 56(71) 244 924
Correo electrónico: carmelotalca@gmail.com
Blog: http://blogcarmelo.bligoo.com/

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Fundado a petición del Señor Cura Párroco de Talca, don Miguel Rafael Prado movilizado por dos hechos que alarmaron a la población de 1883: el robo  y profanación de la Custodia y Sagrada Forma en la parroquia de San Agustín, y el asesinato de un habitante de Talca a manos de su propio hijo a fin de quedarse con la herencia.

Inspirado por el Señor, el Cura Párroco pensó fundar un convento de Carmelitas Descalzas para reparar el daño que estos acontecimientos habían ocasionado. Para lograrlo se dirigió al Monasterio de San Rafael en Santiago, donde conversó con la Madre Priora Rosa del Santísimo Sacramento, y luego donde el Monseñor Mariano Casanova, Arzobispo de Santiago, para plantearle su inquietud y pedirle que autorizara la salida de la Madre Rosa, ya que por su santidad y talento, era la indicada para esta fundación.

Monseñor Casanova dio el permiso y él mismo escribió a Roma solicitando al Papa León XII las licencias, logrando  al breve tiempo que la Madre Rosa, acompañada de tres hermanas, se trasladara al nuevo convento. Todo parecía realizarse sin mayores contratiempos, cuando empezaron a oponerse los sacerdotes, amigos y bienhechores, incluso las hermanas de la comunidad.

No sabiendo cómo vencer estos obstáculos, recurrieron a nuestra fundadora Santa Teresa de Jesús y, gracias a su protección y al querer de Dios todo se fue dando, pues como ella misma dice "la paciencia todo lo alcanza". Gracias a su intercesión ocurrieron dos milagros patentes a toda la comunidad y considerados señales de la Voluntad de Dios, y gracias a ello, el monasterio lleva su nombre.
Actualmente está ubicado en una zona agrícola, camino a la ciudad de San Clemente. El ambiente de campo y el contacto con la naturaleza, favorecen la soledad y el silencio para el encuentro íntimo con Dios en la oración. Para sustentarse las hermanas se ayudan con el trabajo agrícola, la elaboración de dulces y mermeladas, velas, tejidos y ornamentos religiosos. Cada hermana se va perfeccionando de acuerdo a sus capacidades para colaborar en el trabajo de la comunidad. Todos los que llegan hasta ellas respiran un ambiente de paz y alegría, fruto del contacto permanente con Dios, y la vida de paz y serenidad entregada totalmente a su servicio.
En un mundo tan conmocionado como el nuestro, los Monasterios son verdaderos pulmones del mundo, donde se respira la paz y la esperanza, donde la vida recobra todo su sentido. Cada vez son más las personas que se ponen en contacto con las hermanas para pedir la intercesión de sus oraciones por sus necesidades, las que son un incentivo constante que dar sentido a su vida de oración y entrega por la Iglesia y por el mundo.

 

abajo