Carmelitas Descalzas ContáctenosSitios de interés
Carmelitas descalzas de ChileQuiénes somosEspiritualidad y santosPeticionesUn día con las CarmelitasProductosQuieres conocernospedaso
Monasterios Carmelitas descalzas de Chile
   
Monasterios
Carmelitas Descalzas de Chile/Quienes somos
San José, Santiago
San Rafael, Santiago
Del Sagrado Corazón de Jesús, V.del Mar
Del Santísimo Sacramento, La Serena
Santa Teresa, Talca
Del Espíritu Santo, Los Andes
Jesús, María y José, San Bernardo
De la Santísima Trinidad, Valparaíso
Nuestro Señor Jesucristo Sumo, Concepión
Santa María Madre de la Unidad, Osorno
San José del Carmen, Temuco
Santa María Madre de la Iglesia, Melipilla
Santa María Madre del Monte Carmelo, Puerto Montt
Carmelitas Descalzas de Chile

Monasterio de Santa María Madre de la Unidad

Dirección: Pilauco s/n - lado casa de Betania, Pob. Maximiliano Kolbe, Osorno, Casilla 1021.
Teléfono: (64) 248559
Correo electrónico: monasterio_unidad@iglesia.cl

Santa María de la UnidadNuestro monasterio nació de la comunidad de Cristo Rey y María Mediadora de Santiago, a petición del entonces obispo de Osorno, Monseñor Francisco Valdés Subercaseaux. El 13 de mayo de 1974 salieron las cuatro primeras hermanas: la Fundadora Madre Teresa del Niño Jesús, Madre Inés de Jesús Crucificado, Hna. María Asunción y Hna. María Inmaculada. Más adelante se unió al grupo fundador la Hna. María Margarita de la Eucaristía.

Los comienzos fueron difíciles, la comunidad vivió en una casa prefabricada en un sitio cedido por las religiosas de Santa Marta. Más tarde un sacerdote regaló a la comunidad un precioso terreno situado en Pilauco, donde se construyó un monasterio de madera, al estilo de las casas del Sur. Luego las hermanas Asunción y Beatriz tuvieron que regresar al Monasterio de Cristo Rey por motivos de salud.

El Señor bendijo esta fundación con numerosas vocaciones de la zona, y como el Obispo Monseñor Francisco Valdés S. quería que pronto la comunidad tuviera la erección canónica, se pidió ayuda al monasterio de Los Andes, quienes con mucha generosidad prestaron ayuda enviando a las hermanas Gertrudis y Teresita Consuelo. Esto permitió que se efectuara la erección canónica del monasterio con rescripto del 6 de julio de 1983. La comunidad siguió desarrollándose en la inspiración de sus inicios, siguiendo las orientaciones del Concilio Vaticano II con un gran ideal de pobreza evangélica, de vivir sin renta, solo del trabajo y firmemente confiadas en la Providencia de Dios que es fiel.

El 4 de agosto de 1993 el monasterio quedó destruido totalmente a causa de un gran incendio, lo que llevó a la comunidad a vivir dos años en la casa de Ejercicios de la diócesis, Betania. Durante este período se edificó el actual monasterio, con el generoso aporte de incontables personas de la diócesis, del país y de la Orden. Esta nueva construcción fue hecha de material sólido e incombustible. En la actualidad sus trabajos fundamentales son la fabricación de hostias para la diócesis y otros lugares, además de cirios de altar y confección de ornamentos.

 

 

 

abajo