Carmelitas Descalzas ContáctenosSitios de interés
Carmelitas descalzas de ChileQuiénes somosEspiritualidad y santosPeticionesUn día con las CarmelitasProductosQuieres conocernospedaso
Monasterios Carmelitas descalzas de Chile
   
Monasterios
Carmelitas Descalzas de Chile/Quienes somos
San José, Santiago
San Rafael, Santiago
Del Sagrado Corazón de Jesús, V.del Mar
Del Santísimo Sacramento, La Serena
Santa Teresa, Talca
Del Espíritu Santo, Los Andes
Jesús, María y José, San Bernardo
De la Santísima Trinidad, Valparaíso
Nuestro Señor Jesucristo Sumo, Concepión
Santa María Madre de la Unidad, Osorno
San José del Carmen, Temuco
Santa María Madre de la Iglesia, Melipilla
Santa María Madre del Monte Carmelo, Puerto Montt
Carmelitas Descalzas de Chile
Monasterio del Espíritu Santo

Dirección: Carretera San Martín s/n, Rinconada de Los Andes, Casilla 201, Los Andes
Telefax: 56 (34) 2 401 086
Celular: (08) 547 1173 y (09) 769 4131
Correo electrónico: cdescalzas.auco@gmail.com
Sitio web: http://santuarioteresadelosandes.cl/index.html

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Nuestra comunidad fue fundada en Curimón el 2 de febrero de 1898. Esta pequeña localidad está ubicada a 15 kms. de San Felipe y por ser un pueblito pequeño y de poca importancia, fue el marco ideal para llevar allí vida de soledad y silencio. Las madres y hermanas fundadoras eran diez, encabezadas por la Madre Margarita de San Juan de la Cruz y la Madre Angélica Teresa del Santísimo Sacramento.

Ambas venían desde el Monasterio del Sagrado Corazón de Viña del Mar que entonces estaba ubicado en Valparaíso. El pequeño grupo de carmelitas ocupó para vivir una construcción provisoria en el terreno que les donaran las hermanas Corina y Carmen Lemus.

Pero aunque vivían felices en medio de la pobreza, la casita no reunía las condiciones indispensables para desarrollar la vida normalmente. Por eso, al cabo de casi 5 años, el 18 de diciembre de 1902, la comunidad se trasladó a una casona antigua de Los Andes ubicada en Avenida Sarmiento con Los Villares. Ahí continuaron su vida monacal de oración y trabajo, de alabanza y vida comunitaria. Ingresaron muchas jóvenes que deseaban también entregarse a Dios. Una de ellas fue la joven Juanita Fernández Solar (hoy Santa Teresa de Los Andes) que, con el nombre de Teresa de Jesús vivió 11 meses como carmelita antes de morir el 12 de abril de 1920 en esa misma casa.

Con el correr de los años la comunidad creció en número y la casa nuevamente fue insuficiente. Dentro del mismo terreno que servía de huerta y esparcimiento de las hermanas, se construyó un monasterio con todas las dependencias necesarias y con capacidad suficiente para una comunidad completa. A este nuevo edificio se trasladó la comunidad el 15 de agosto de 1925. Años más tarde se construyó la capilla, bendecida el 2 de febrero de 1938.

Por aquellos años, el lugar era silencioso y apartado aún. Pero, poco a poco, se fue poblando y cercando de ruidos y actividades que hicieron difícil llevar vida de oración en silencio y apartamiento. Por otra parte, el monasterio se fue convirtiendo en lugar de peregrinación, individual y colectiva, para miles de fieles que acudían a venerar los restos de la entonces Sierva de Dios Teresa de Los Andes.

Desde 1940 sus restos se encontraban en el coro, precisamente, para ser venerados por los peregrinos quienes rezaban e invocaban a Dios por medio de la joven santa. Pero el monasterio no estaba construido para santuario, por eso no ofrecía ni la más mínima acogida a las grandes masas de fieles que se concentraban en él, tanto de Chile como del extranjero. No era posible ofrecer atención pastoral, ni celebrar sacramentos aparte de la Eucaristía. Los fieles se veían abrumados por la estrechez e incomodidad.

Se impuso entonces la necesidad de un santuario con todas las dependencias necesarias para su buen funcionamiento, áreas para el esparcimiento, celebraciones y oración. Se construiría entonces un complejo que incluyera monasterio, santuario y dependencias anexas. Con el esfuerzo de muchos se levantó lo que hoy es el Santuario Teresa de los Andes.

Lo primero a construir fue el monasterio para la comunidad, al que se trasladaron el 18 de octubre de 1987, seis meses después de la Beatificación de Teresa de Los Andes. La comunidad trajo consigo los restos de la santa que estuvieron provisoriamente, durante 14 meses, en una pequeña cripta construía en el presbiterio de la capilla. El santuario se construyó al año siguiente y a él fue solemnemente trasladada la urna con los restos mortales de Teresa el 11 de diciembre de 1988.

El templo, puesto bajo la advocación de Nuestra Señora del Carmen, fue consagrado e inaugurado al día siguiente, 12 de diciembre. Durante más de 100 años han pasado por nuestra comunidad hermanas que han vivido con el único deseo de glorificar a Dios y servir a la Iglesia mediante una vida de oración en soledad, sacrificio e inmolación de sí mismas. Unidas a Jesús, el gran adorador e intercesor ante el Padre, cumplieron su misión generosamente hasta la muerte. La comunidad actual quiere ser fiel seguidora de sus antepasadas a quienes se sabe estrechamente unida. Con ellas y con todo el Carmelo Teresiano, en compañía de la Santísima Virgen, queremos agradecer la presencia fiel de Dios en nuestra vida, cantar sus misericordias y renovar el compromiso de entrega hasta el final.

 

abajo